Dos se dirigió en voz alta a todos los números pero mirando a la Unidad.

—Escuchad. Nuestro Creador nos dijo que él lo es todo y no es nada. Nos quiere hablar acerca de su gran poder. En mi generalización de la sucesión recurrente desde donde todos venimos y que luego desarrolló magistralmente Tres, se deduce que la multiplicación es una suma continuada de la Unidad, pero también implica que nuestro Creador al que llamamos el elemento de cero, no vale nada. —El silencio se adueñó de la línea.
Un minuto después, Cinco, el más joven y en definitiva el que menos conocimiento tenía adquirido, levantó la voz y dijo:

— ¡Estás calumniando a nuestro Creador! ¡Es intolerable! ¡No permitiremos tal falsedad! — el silencio se adueñó de nuevo de la línea.

—No es posible que aquel que nos ha dado la vida, sea usado para fines propios, increíble, no imaginaba que fueras capaz. —replicó de nuevo Cinco.

— ¡Callad! — La Unidad silenció la línea con un seco alarido.

—Es probable que Dos pudiese tener razón, pero… tenemos que estudiar los mandamientos y nuestros razonamientos con más detenimiento.

—Unidad, llevo aquí casi desde el principio, después de ti, si, principio de ordenamiento, ¿recuerdas?, hemos obtenido respuesta a preguntas que seguramente solos no podríamos haber descubierto jamás o si lo hubiéramos hecho, hubiéramos tardado mucho más. Mi argumento no contradice la lealtad o la honorabilidad de nuestro Creador, pero lo que estoy diciendo, si no es verdad, no tiene sentido nada de lo que hemos descubierto. Piensa, el mismo nos los dice «Yo lo soy todo y nada«, él es nuestro Creador y al mismo tiempo no tiene valor.

— ¡Blasfemia! —Espetó de nuevo Cinco.

—Analicemos los detalles del mandamiento —replicó Dos —nuestro Creador dijo «cualquiera que se sume a mi no tendrá efecto», es decir que cualquier suma con nuestro Creador es el mismo número, Unidad, eres consecuencia directa de la suma de nuestro Creador con la distancia que os separa que por cierto, ¡eres Tú!, ¡piensa Unidad!, ¡es trivial! Y cuando digo trivial es que es así, no hay mayor simpleza en una solución y para finalizar si dice «...y al mismo tiempo, será el mismo», es una consecuencia recurrente del mismo efecto, si nuestro Creador no tiene valor cualquier número que sea sumado a él, será el mismo número.

Imagen3

—Es más —añadió Dos —Cero nuestro creador nos dice que cualquiera que intente imitarlo o copiarlo, es decir multiplicarse con él, no podrá puesto que se encontrará con él mismo, no obtendrá resultado alguno, esto implica que de la nada no pueden obtenerse copias, puesto que no es nada.

—El significado está clarísimo —gritó de nuevo Cinco —«Cualquiera que se sume a mi no tendrá efecto», significa que la grandeza de nuestro Creador no tiene parangón, nadie está a la altura de sumarse a él «…y al mismo tiempo será el mismo» significa que el Creador es él, él mismo, no hay nadie como él —El silencio de nuevo se adueñó de la línea.

Tres minutos tardó Tres en su réplica.

—Cinco, si esto es como dices deberías imitar a nuestro Creador, lleva a cabo otro mandamiento, imítalo, cópialo, no deberías temer nada, si nuestro Creador es tan grande como dices, lo que no dudo, según nos dice él, no debería pasarte nada. Según nuestro creador no podrás imitarlo y si lo intentas te encontrarás con él, seguro que no hay mejor opción para conocer a nuestro Creador.
Dos no podía creer lo que estaba oyendo, él lo dio todo por Tres, él que mal aconsejado por su mente y atender la apariencia que el intelecto, tuvo que desengañarse a sí mismo y descubrió de momento, la mente con el mejor análisis de la línea.
Cinco minutos después, Cinco contestó:
—Necesito más datos, vosotros jugáis con ventaja, tenéis a vuestra derecha alguien, yo no. Lo pensaré con más detenimiento.
En ese mismo momento Dos vio la luz, Tres fue mucho más hábil, derrotó a Cinco con sus propios argumentos.
Mientras tanto, Unidad había rotado dos veces seguidas. Seis y Siete habían nacido.

Capítulo 4. El infinito


Licencia Creative Commons
Natural por Joaquín Martínez Rus se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional

Un comentario en “Natural. Capítulo 3. La Calumnia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s